Los cazadores rechazan que el conejo se considere especie invasora.

Las organizaciones de cazadores sostienen que el conejo silvestre (Oryctolagus cuniculus subespecie algirus) “es una especie naturalizada en Canarias, probablemente introducido hace más de 500 años, interactuando con la flora autóctona desde aquel entonces”.

Las asociaciones de cazadores de Gran Canaria han rechazado la intención del Gobierno de Canarias de declarar al conejo como especie exótica e invasora en el Archipiélago y han creado una plataforma para hacer un frente común contra algunas disposiciones de la futura Ley de Biodiversidad y Recursos Naturales de Canarias.

05/03/2021 | La Provincia, Diario de Las Palmas | Jesús Montesdeoca

Los cazadores rechazan que el conejo se considere especie invasora

En esa batalla cuentan con el respaldo de las entidades de caza de las restantes islas, según aseguraron ayer los representantes de este colectivo.

Las organizaciones de cazadores sostienen que el conejo silvestre (Oryctolagus cuniculus subespecie algirus) “es una especie naturalizada en Canarias, probablemente introducido hace más de 500 años, interactuando con la flora autóctona desde aquel entonces”.

Actualmente, según afirmaron los aficionados a la captura de este animal, “el conejo se encuentra en abundancias ínfimas comparativamente a los datos históricos, afectado por las enfermedades víricas, la pérdida de hábitat, el abandono de la agricultura tradicional, los predadores domésticos y la fragmentación del territorio”. Ante esta situación, recordaron, “los cazadores han reducido los periodos de actividad, el número de perros y suprimido las armas para su captura”.

Todas las entidades de caza representativas del sector cinegético de Gran Canaria se reunieron el pasado 22 de febrero en Polígono Insular de Tiro de Lomo Pollo, en el municipio de Telde, y tomaron la iniciativa de “hacer frente común mediante una plataforma a la intención del Gobierno canario de declarar al conejo especie exótica e invasora en las islas, y con ello, condenarlo a la erradicación”, según informaron ayer.

Ley de Biodiversidad

Esta plataforma considera que el Ejecutivo autónomo, aprovechando la futura Ley de Biodiversidad y Recursos Naturales de Canarias, en fase de debate, “intenta modificar la Ley de Caza por la puerta de atrás”. Entre los cambios planteados en la nueva normativa, explicaron los miembros de la plataforma, “las especies objeto de caza se clasifican en caza mayor y caza menor; pero sin embargo, según el interés de la administración, en poco tiempo la clasificación además contaría con las definiciones del Real Decreto de Exóticas Invasoras, el mismo que pretendía declarar al almendrero como especie invasora en Canarias”.

“Al parecer”, comentaron, “el sentido de todo este despropósito es que el conejo se alimenta de plantas endémicas; siempre bajo estudios financiados y dirigidos unilateralmente hacia los mismos investigadores por los técnicos del propio Gobierno de Canarias”.
Lo que “más indigna” a los cazadores es que además de prohibirles la gestión del conejo mediante agua, comida, control de predadores, repoblaciones o colaboraciones con agricultores a los que les puedan producir daños, se les imponga practicar la caza “con el fin de hacerlo desaparecer, a tenor del planteamiento propuesto en el borrador de la Ley de Biodiversidad Canaria”.

Prohibición

A juicio de la plataforma, “ante la incapacidad de gestionar”, el Gobierno regional, en concreto la Consejería de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial que dirige José Antonio Valbuena, ”se ha instalado en la prohibición, sin entrar a regular la especie, incumpliendo la implantación de la ordenación en su aprovechamiento, y en todo caso obviando a los cazadores, que son más una solución que parte del problema en este asunto”.

Las entidades recalcaron que desde que la Comunidad Autónoma asumió las competencias en caza, “paradójicamente responsable del fomento del patrimonio cinegético”, se ha prohibido cazar las dos especies de caza mayor por ser exóticas e invasoras, el arruí y el muflón, introducidas por la propia administración”.

De las existentes de caza menor, también se ha prohibido la caza de la codorniz y tórtola, mientras la perdiz moruna y la perdiz roja “pasan por malos momentos en cuanto a densidades, al igual que el conejo”. Por último, según los representantes de la plataforma, “la paloma bravía está hibridada con las palomas de ciudad, perdiéndose la especie”.

Petición a Valbuena

Una treintena entidades cinegéticas de Gran Canaria, encabezadas por la Federación Canaria de Caza, han remitido un escrito al consejero de Transición Ecológica del Gobierno de Canarias, José Antonio Valbuena, en el que le manifiestan su “gran preocupación y rechazo por determinados artículos de la misma, en especial a la disposición final cuarta, donde se modifica el Artículo 4 de la actual Ley de Caza de Canarias (las especies de caza), clasificándose al conejo silvestre como especie invasora en la Comunidad Autónoma de Canarias”. El borrador de esa norma “establece también a la perdiz moruna y a la perdiz roja como especies cinegéticas exóticas, no invasoras”, señala la carta a Valbuena, que también expresa el rechazo al tratamiento al hurón en dichas disposiciones de la Ley de Biodiversidad.

Comparte el artículo:

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

Te recordamos nuestras ofertas